Publicado en minirelatos

Sale el sol.

Se había jurado que no lloraría. Que cuando llegara el final, se marcharía sin más. Metería su vida en una maleta y volaría. Sin una lágrima ni un reproche. ¡Qué fácil pensar eso en los momentos felices! Cuando sus brazos eran su refugio; sus labios, su paraíso y su corazón, su hogar. Un puerto seguro, lejos de la tormenta. Pero la tormenta había llegado, devastadora como un tornado y letal como un tsunami que arrasaba toda su vida. Había llorado, sintiendo su alma romperse en mil pedazos. Pero una mañana, sentada frente al mar, volvió a sentir el calor del sol en su cara, secando sus lágrimas y calentado su helado y roto corazón. Y sintió ganas de volver a vivir. De dejar atrás el pasado y la pena. Una tímida sonrisa se dibujó en sus labios, un nuevo amanecer se abría en su vida.

Anuncios

Autor:

Investigadora dual...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s