Eso es amor, quién lo probó lo sabe…

Un año de amor.

Perhaps Love (John Denver)

Perhaps love is like a resting place, a shelter from the storm
It exists to give you comfort, it is there to keep you warm
And in those times of trouble when you are most alone
The memory of love will bring you home

Perhaps love is like a window, perhaps an open door
It invites you to come closer, it wants to show you more
And even if you lose yourself and don’t know what to do
The memory of love will see you through

Love to some is like a cloud, to some as strong as steel
For some a way of living, for some a way to feel
And some say love is holding on and some say letting go
And some say love is everything, and some say they don’t know

Perhaps love is like the ocean, full of conflict, full of pain
Like a fire when it’s cold outside, thunder when it rains
If I should live forever, and all my dreams come true
My memories of love will be of you

Some say love is holding on and some say letting go
Some say ove is everything and some say they don’t know

Perhaps love is like the mountains, full og conflict, full of change
Like a fire when it’s cold outside, thunder when it rains
If I should live forever, and all my dreams come true
My memories of love will be of you

Quizás el amor (Traducción)

Quizás el amor es como un lugar de descanso, un refugio en la tormenta.
Existe para darte consuelo, está allí para darte calor.
Y en esos momentos problemáticos cuando estás más sola
el recuerdo del amor te traerá a casa.

Quizás el amor es como una ventana, quizás es una puerta abierta.
Te invita a acercarte, quiere mostrarte más.
E incluso sí te pierdes y no sabes que hacer
el recuerdo del amor te verá.

El amor es para algunos como una nube, para algunos es tan fuerte como el acero.
Para algunos es una forma de vida, para algunos es una manera de sentir.
Y algunos dicen que el amor es aguantar y algunos dicen en dejar ir.
Y algunos dicen que el amor lo es todo, y algunos dicen que no lo conocen.

Quizás el amor es como el océano, lleno de conflictos, lleno de dolor.
Como un fuego cuando hace frío afuera, atronador cuando llueve.

 Debería vivir para siempre, y todos mis sueños se harían realidad
Mis recuerdos del amor serán tuyos.

Algunos dicen que el amor es aguantar y algunos dicen en dejar ir.
Y algunos dicen que el amor es todo, y algunos dicen que no lo conocen.

Quizás el amor es como las montañas, llena de conflictos, llena de cambios.
Como un fuego cuando hace frío afuera, atronador cuando llueve.
Debería vivir para siempre, y todos mis sueños se harían realidad
Mis recuerdos del amor serán tuyos.

Para ti, mi amor. Porque quizás nuestro amor es como surcar el mar cuando hay una galerna pero te juro que prefiero mil veces un amor tempestuoso contigo a un cuento de hadas con el príncipe encantado…

La vida es verso II

Rinconcito poético XXIII

Lo peor del amor. (Joaquín Sabina)

Lo peor del amor cuando termina
son las habitaciones ventiladas,
el puré de reproches con sardinas,
las golondrinas muertas en la almohada.

Lo malo del después son los despojos
que embalsaman al humo de los sueños,
los teléfonos que hablan con los ojos,
el sístole sin diástole sin dueño.

Lo más ingrato es encalar la casa,
remendar las virtudes veniales,
condenar a la hoguera los archivos.

Lo peor del amor es cuando pasa,
cuando al punto final de los finales
no le quedan dos puntos suspensivos…

Toro Bravo y Nube azul (leyenda de los indios Sioux)

halcones_yelmo

 

Leyenda de Toro Bravo y Nube Azul.

Cuenta una vieja leyenda de los indios sioux que, una vez, hasta la tienda del viejo brujo de la tribu llegaron, tomados de la mano, Toro Bravo, el más valiente y honorable de los jóvenes guerreros, y Nube Alta, la hija del cacique y una de las más hermosas mujeres de la tribu.
– Nos amamos – empezó el joven
– Y nos vamos a casar – dijo ella
– Y nos queremos tanto que tenemos miedo.
– Queremos un hechizo, un conjuro, un talismán.
– Algo que nos garantice que podremos estar siempre juntos.
– Que nos asegure que estaremos uno al lado del otro hasta encontrar a Manitú el día de la muerte.
– Por favor- repitieron-, hay algo que podamos hacer?
El viejo los miró y se emocionó de verlos tan jóvenes, tan enamorados, tan anhelantes esperando su palabra.
– Hay algo…-dijo el viejo después de una larga pausa-. Pero no sé… es una tarea muy difícil y sacrificada.
– No importa- dijeron los dos
– Lo que sea- ratificó Toro Bravo
– Bien – dijo el brujo -, Nube Alta, ves el monte al norte de nuestra aldea? deberás escalarlo sola y sin más armas que una red y tus manos, y deberás cazar el halcón más hermoso y vigoroso del monte. Si lo atrapas, deberás traerlo aquí con vida el tercer día después de la luna llena.
Comprendiste?
La joven asintió en silencio.
Y tú, Toro Bravo -siguió el brujo-, deberás escalar la montaña del trueno y cuando llegues a la cima, encontrar la más brava de todas las águilas y solamente con tus manos y una red deberás atraparla sin heridas y traerla ante mí, viva, el mismo día en que vendrá Nube Alta….salgan ahora.
Los jóvenes se miraron con ternura y después de una fugaz sonrisa salieron a cumplir la misión encomendada, ella hacia el norte, él hacia el sur… El día establecido, frente a la tienda del brujo, los dos jóvenes esperaban con sendas bolsas de tela que contenían las aves solicitadas.
El viejo les pidió que con mucho cuidado las sacaran de las bolsas. Los jóvenes lo hicieron y expusieron ante la aprobación del viejo los pájaros cazados. Eran verdaderamente hermosos ejemplares, sin duda lo mejor de su estirpe.
– Volaban alto?- preguntó el brujo
– Sí, sin dudas. Como lo pediste…y ahora?- preguntó el joven- lo mataremos y beberemos el honor de su sangre?
– No- dijo el viejo
– Los cocinaremos y comeremos el valor en su carne – propuso la joven – No- repitió el viejo. Hagan lo que les digo. Tomen las aves y atenlas entre sí por las patas con estas tiras de cuero…Cuando las hayan anudado, suéltenlas y que vuelen libres.
El guerrero y la joven hicieron lo que se les pedía y soltaron los pájaros.
El águila y el halcón intentaron levantar vuelo pero sólo consiguieron revolcarse en el piso. Unos minutos después, irritadas por la incapacidad, las aves arremetieron a picotazos entre sí hasta lastimarse.
– Este es el conjuro. Jamás olviden lo que han visto. Son ustedes como un águila y un halcón; si se atan el uno al otro, aunque lo hagan por amor, no sólo vivirán arrastrándose, sino que además, tarde o temprano, empezarán a lastimarse uno al otro. Si quieren que el amor entre ustedes perdure, “vuelen juntos pero jamás atados”.